RECOMENDACIONES PARA LA ANSIEDAD

Usted como padre y/o cuidador puede ayudar al niño/a ante la cirugía de diversas maneras. Lo más importante es recordar que usted es quien mejor conoce y quiere al niño o niña, por lo que su ayuda es fundamental. Lo que usted puede hacer para ayudar dependerá principalmente de la edad y capacidad de comprensión del niño/a.

Recomendaciones Generales:

  • Frente a una cirugía, es normal que los niños/as se asusten, presenten angustia y pregunten mucho. Deje que el niño/a exprese lo que siente, escúchelo y trate de calmarlo
  • Tratar de mantenerse en calma para que el niño/a también lo pueda estar.
  • Intentar aprender sobre la condición del niño/a, la operación y su recuperación.
  • No dude en hacer todas las preguntas necesarias al médico tratante, es nuestro deber resolverlas.
  • Sea paciente.
  • Debe decir: Cuéntele al niño o niña que se le hará una operación y que será buena para él/ella (a veces piensan que es un castigo). Explíquele en qué consistirá de manera breve y clara. Puede darle detalles del tipo: cuándo será, cuánto tardará, cuándo podrá estar usted con él/ella. Además coméntele que no sentirá, no escuchará, ni verá nada durante la operación.
  • Bajo ninguna circunstancia miéntale al niño/a, él/ella merece saber la verdad en todo momento a pesar de lo difícil que pueda llegar a ser, siempre acorde a su edad.
  • Evite hacerle promesas que usted no sabe si podrá cumplir.

0-1 años

  • Lo más importante en esta edad es que una vez que usted esté calmado, pueda calmar al niño/a
  • Para calmarlos puede sostenerlo/a y mecerlo/a, cantarle canciones y hablarle en tono suave

1 1/2-2 años

  • Cuéntele al niño/a sobre la cirugía en palabras muy sencillas, qué parte del cuerpo le “arreglarán” o estará mejor. En una Criptorquidea (descenso incompleto de uno o ambos testículos), se le puede decir al niño “el doctor va a hacer que esta pelotita que tienes al lado de tu pirulín, esté más abajo, así estarás mejor”. Idealmente hacerle una representación de la zona operada con un muñeco o juguete
  • Cuéntele al niño/a sobre la cirugía de uno a dos días antes del evento.
  • Lleve al hospital algún objeto de su hogar que sea familiar para el niño/a para que lo acompañe antes de la cirugía. Su peluche, un juguete regalón o un tuto que le guste

3-5 años

  • Cuéntele al niño/a sobre la cirugía en palabras que él/ella entienda, aclarándole que parte del cuerpo le “arreglarán” o mejorarán. En la remoción de una hernia umbilical, se le puede decir al niño/a, “el doctor te sacará esa pelotita que tienes en la guatita que se llama hernia, al lado del obligo, así se te pasarán los dolores que tienes.” Idealmente hacerle una representación de la zona operada con un muñeco o juguete.
  • Cuéntele al niño/a sobre la cirugía alrededor de 3-4 días antes del evento.
  • Lleve al hospital algún juguete o el “tuto” del niño(a) para que lo acompañe al entrar a Pabellón.
  • Dele la oportunidad al niño/a para expresar sus pensamientos y sentimientos en relación a la cirugía, esto lo puede hacer verbalmente, a través del juego y/o dibujos.

6-11 años

  • Cuéntele al niño/a sobre la cirugía una a dos semanas antes.
  • Converse con el niño/a sobre miedos y/o preocupaciones que él/ella pueda tener: sobre cómo se quedará dormido, cambios físicos o sobre el dolor que pudiera experimentar. Puede que después de la operación tengas un poco de dolor, no te preocupes, habrán enfermeras que te ayudarán para que se te pase.
  • Cuéntele al niño/a que parte del cuerpo le operarán, por qué y aclárele que es para que él/ella esté mejor. En una reconstrucción del pabellón auricular (reconstrucción de oreja), se le puede decir al niño, “el doctor te va a operar la oreja para que se vea mejor, igual que la de tus compañeros en el colegio”.
  • Dele la oportunidad al niño/a para expresar sus pensamientos y sentimientos en relación a la cirugía, esto lo puede hacer verbalmente, a través del juego y/o dibujos.
  • Asegúrese que el niño o niña ha entendido lo que se le explicó con respecto a la cirugía (nada muy complejo), esto le traerá más tranquilidad y reducirá el miedo.
  • Junto al niño/a hagan un bolso con elementos necesarios para la hospitalización.
  • Hable con la profesora del niño/a para ver cómo recuperar las tareas, materias y pruebas perdidas a causa de la operación.

Adolescentes

  • Cuéntele al adolescente sobre la cirugía una vez que se entere de esta
  • Converse con el joven sobre miedos y/o preocupaciones que él/ella pueda tener: sobre la anestesia, cambio de apariencia o sobre el dolor. En una operación de injerto de piel debido a una quemadura, se le puede decir al adolescente, “En el lugar donde te quemaste, el doctor te pondrá piel nueva que sacarán de otra parte de tu cuerpo, así podrá sanar”.
  • Dele la oportunidad al joven que exprese sus pensamientos y sentimientos en relación a la cirugía.
  • Incentive al niño/a a hablar con otras personas (familiares, amigos, vecinos) sobre su pronta cirugía.
  • Junto al niño/a hagan un bolso con elementos necesarios para la hospitalización.
  • Hable con la profesora del niño/a para ver cómo recuperar las tareas, materias y pruebas perdidas a causa de la operación.

Estrategias de manejo del dolor

  • Presencia de los padres y/o cuidadores: Simplemente con estar presentes pero tranquilos, ustedes ya lo/la alivia.
  • Respiración profunda y continúa: Dígale al niño/a que cierre los ojos y que infle su guatita como un gran globo por la nariz y después deje escapar el aire por la boca para que se desinfle. Repítalo por varios minutos, debe demorarse más o menos lo mismo en inflar y desinflar la guatita.
  • Apretar un objeto o la mano de cualquier adulto que esté disponible
  • Imaginería de un lugar placentero: Dígale al niño/a que cierre sus ojos, respire profundamente y de manera continua, comience a imaginar un lugar que le resulte placentero como puede ser la playa o el campo, dígale que vea los colores del paisaje, escuche los ruidos y huela los aromas del lugar que imagina, ¿qué está pasando?, ¿qué está sintiendo?
  • Escuchar música placentera para el niño/a
  • Distracción con juguetes, juegos de video o televisión

De Alta

  • A veces el niño/a puede presentar conductas diferentes a las que suele presentar con normalidad. Puede mostrarse más apegado a usted, puede estar más demandante de cariño y atención o tener conductas más infantiles. Es muy probable que esto pase, tenga paciencia, si esto no llega a suceder, acuda al equipo médico
  • A veces los hermanos pueden mostrarse más apegados al niño/a o demandantes de atención y cariño. Es importante escuchar sus necesidades.
  • Ofrézcale al niño/a tiempo para jugar y expresarse, es probable que el tema sea el hospital y la cirugía a la cual se sometió. Esto es normal.