SALA DE RECUPERACIÓN

Aquí despertarás después de tu operación.
Te encontrarás con unas tías enfermeras y técnicos que te cuidarán todo el tiempo. A ellas les puedes decir si te duele algo o si te sientes mal.
Es posible que tengas sueño, ganas de vomitar o te duela algo, pero no debes asustarte, eso es normal. Las tías estarán ahí para ayudarte.
También pondrán cojines en tu cama para que sea más blanda y no te lastimes.

De tu operación saldrás con una vía, algo como una manguerita o tapita en tu mano o brazo. Por aquí podrán darte remedios o suero, que actúan rápidamente para que te sientas mejor.

Además, por un rato tendrás puesta una mascarilla que cubrirá tu boca y nariz. Por esta máscara sale aire (Oxígeno). Debes respirar tranquilamente porque esto te ayudará a sentir mejor.

También tendrás una luz en tu dedito (saturómetro) y una pulsera muy grande (toma presión) en un brazo o en una pierna que se inflará de vez en cuando. Esto es para que las enfermeras puedan saber cómo estás mientras te encuentras en esta sala.

Es probable que aquí encuentres a más niños que vienen saliendo de una operación, igual que tú.

En este lugar estarás cerca de 30 minutos o hasta que ya estés listo para ir a tu pieza y ver a tu familia.